A pesar de sus orígenes humildes, Francisco de Rioja se licenció en leyes y se ordenó llegando a ser canónigo de la Catedral de Sevilla. Entabló amistad con el Conde-Duque de Olivares, que lo protegió y lo puso a sus servicios. Después de su caída, Rioja le fue fiel y lo acompañó durante su destierro.

Tras la muerte del Conde-Duque regresó a Sevilla donde fue designado agente del Cabildo sevillano en Madrid, allí murió en agosto de 1659.

Durante mucho tiempo se le atribuyó la autoría de dos de los grandes poemas de su tiempo, la "Canción a las ruinas de Itálica" y la "Epístola moral a Fabio". En su obra destacan sus poemas dedicados a las flores y el fácil manejo de la silva como forma poética.

Francisco de Rioja

Fecha: Sevilla, 1583 - Madrid, 1659
Movimiento: Barroco

Francisco de Rioja

Listado de obras disponibles del autor

video   ir
Pura, encendida rosa
  ir
Al clavel
  ir
Al jazmín
  ir
Otro tiempo profundo y dilatado
  ir
Ardo en la llama más hermosa y pura
  ir
Celos que perturbáis la gloria mía
  ir
A la rosa amarilla
  ir
A la pobreza
  ir
A la riqueza
  ir
Queriendo pintar un pintor la figura de Apolo en una tabla de laurel
  ir
Ai, amarilla selva, que desnuda
  ir
Corre con albos pies al espacioso
  ir
No esperes, no, perpetua en tu alba frente